Educación sexual: los chicos dicen que se habla poco de lo que realmente les pasa

Lunes 09 de Octubre de 2017

Es la conclusión de una encuesta a 2.900 estudiantes de todo el país. Qué responden desde el Ministerio de Educación.

Oriana quedó embarazada. A Bautista lo discriminan por su condición sexual. Agustina sufrió un episodio de violencia. Estos problemas --que se viven a diario en los secundarios del país-- se charlan entre los compañeros, pero se debaten muy poco en el aula. Una encuesta dejó en evidencia que, cuando de educación sexual se trata, la mayoría de los docentes siguen limitándose a enseñar el "aparato reproductor", como hacían décadas atrás.

Las situaciones cotidianas que afectan y preocupan a los chicos deberían tratarse en las escuelas, tal como indica la Ley 26.150, que creó el Programa de Educación Sexual Integral (ESI). Su implementación forma parte del reclamo de los estudiantes que tienen tomadas 29 escuelas en la Ciudad. Entre otras cosas, piden que esta ley se cumpla en todos los colegios.

Desde el Ministerio de Educación de la Nación aseguran que en las escuelas se abordan los temas "definidos en los lineamientos curriculares de la ESI desde el 2008, aprobados por el Consejo Federal, para cada nivel y modalidad educativa. Se centran en cinco ejes: reconocimiento de los derechos, equidad de género, respeto por la diversidad, cuidado del cuerpo y la salud y afectividad".

Así, según la fuente oficial, se habla de prevención de la violencia de género, derechos sexuales y reproductivos, el uso de métodos anticonceptivos, las distintas formas de vivir la masculinidad y la femineidad, las adolescencias trans, el análisis crítico de los modelos de belleza, las publicidades y sus efectos en la salud y la autoestima, el lugar de las mujeres en la política y la historia, entre otros temas.

Sin embargo, una encuesta realizada por la Fundación Huésped y el Colectivo por los Derechos Sexuales y Reproductivos concluyó en que la implementación de la ley es "deficiente y dispar". Participaron 2.900 jóvenes de todas las provincias que ingresaron al secundario desde el 2000.

Al indagar en los temas abordados en la escuela, el más mencionado (86 %) fue el aparato reproductivo. "Hay una fuerte creencia de que la educación sexual está solo asociada a los temas vinculadas con la biología. Como en la famosa clase del aparato reproductor que históricamente se desarrollaba en Ciencias Naturales", dice a Clarín Cecilia Valeriano, Coordinadora del programa de Movilización Social y Redes de Fundación Huésped.

Ante la consulta de si se siguen centrando en lo biológico, en el Ministerio reconocen que "venimos trabajando desde la creación del ESI para que esto no suceda, pero son prácticas muy arraigadas y a veces es difícil". Aseguran que enfatizan este tema en sus acciones de formación docente. "Un ejemplo sería la enseñanza de los métodos anticonceptivos. Podemos explicarles a las jóvenes sobre las ventajas del preservativo que previenen a la vez VIH y embarazo, pero si no fortalecemos su autoestima y su poder de negociación con su pareja, si es heterosexual, con la información no basta", sostienen.

 

Embarazos y diversidad: lo que les pasa a los chicos

En la encuesta, el segundo tema más mencionado entre los tratados en el aula (72 %) fue la prevención de embarazos e infecciones de transmisión sexual. Sin embargo, menos se habla sobre los derechos y alternativas frente a situaciones de embarazo no planificado. De hecho, siete de cada diez encuestados tuvieron alguna compañera embarazada en su escuela. Frente a esa situación, predominó el debate entre los estudiantes (45 %). Sólo en el 39 % de los casos el tema fue abordado por los docentes, y en el 38 % de los casos directamente no se habló del tema con algún profesor.

Respecto a temas de diversidad, uno de cada dos entrevistados fue testigo de casos de discriminación por orientación sexual o identidad de género en su escuela. En un 44 % de esas situaciones no se tocó el tema en el aula y en el 38 % de los casos se habló solo entre los estudiantes.

"La ley plantea diferentes puertas de entrada. Una es el abordaje curricular y otra es lo que llaman 'situaciones que irrumpen en la vida cotidiana'. Son un embarazo, una situación de discriminación o de violencia. Cosas que pasan todos los días en las escuelas", explica Valeriano. "Es muy bajo el dato de que haya un abordaje planificado en las escuelas. Hay muy poco trabajo en el aula de ese embarazo o esa situación de discriminación", sostiene.

Al respecto, Zoe Verón, abogada del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), opina que "los casos deben tratarse y deben hablarse para visibilizar las situaciones de discriminación que aún existen. Estas estrategias deben tener por finalidad generar cambios culturales en pos de la igualdad, esa es la finalidad última de la ESI".

Cómo se habla de sexualidad en el colegio

No hay una clase o materia de educación sexual. Según la ley, se deben desarrollar los lineamientos curriculares para que en cada materia se trabajen diferentes temas, con distintos abordajes. Por ejemplo, en Biología abordar el conocimiento del cuerpo y en Ciencias Sociales, la construcción histórica de los géneros.

"Es una muy buena ley, con un planteo muy exigente", opina Valeriano, aunque enfatiza que "se cumple muy poco" porque "requiere de una flexibilidad que nuestras instituciones educativas no tienen".

 

Alcance del Programa de Educación Sexual Integral (Ministerio de Salud de la Nación).

Consultados sobre el alcance de la ley, desde el Ministerio compartieron un mapa que indica que 14 provincias completaron la capacitación masiva y tuvieron un seguimiento posterior, 3 provincias están en proceso de formación y 2 la interrumpieron. Todavía no se inició la capacitación en la Ciudad de Buenos Aires, Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán y San Juan.

Por: Vanesa López

Últimas Notas