Cuenta Conmigo: hablemos de violencia de género

Martes 17 de Octubre de 2017

Cuenta Conmigo es resultado de un trabajo colectivo y de buscar qué hacer desde lo concreto con las víctimas de estas violencias.

Cuenta Conmigo es un espacio de escucha y asesoramiento para las docentes víctimas de la violencia familiar o de género. También para orientarlas qué hacer ante estas situaciones y darles el acompañamiento necesario. Fue pensado y diseñado por el Sadop Rosario y funciona desde mediados de septiembre pasado.

Silvana Cadahia es la secretaria de Cultura y Derechos Humanos del Sadop Rosario. Dice que Cuenta Conmigo es el resultado de un trabajo colectivo, de reflexión, de preguntarse qué hacer desde lo concreto con las afiliadas y los afiliados afectados por la violencia de género ó familiar.

   Para dar esa respuesta, el espacio se organiza recibiendo las consultas que acercan las educadoras, siempre garantizando la privacidad y el cuidado necesarios que requieren estas situaciones. Luego, ofreciendo asesoramiento y orientación para acompañarlas en dichas problemáticas. En rigor, para tramitar rápidamente la licencia necesaria (artículo 60) que les permita —explica Cadahia— tomar distancia con su trabajo y reorganizar sus vidas.

   Cuenta Conmigo les propone además un listado de lugares públicos donde recibir atención psicológica, también de los profesionales que forman parte de la obra social del sindicato de los docentes privados. Además de la información sobre las instituciones locales que atienden a las víctimas de violencia de género y familiar. En síntesis, apunta que el objetivo es "brindar un espacio de escucha, orientación y asesoramiento técnico de profesionales que les posibilite a las afiliadas y los afiliados víctimas de violencia contar con un acompañamiento en la búsqueda de su restablecimiento psicofísico y social". Además de "disponer de un sistema de atención eficaz de ayuda que promueva información y asesoramiento en la sede sindical, como una guía de sitios y lugares que atienden a las víctimas de violencia de género".

   La creación de este espacio reconoce distintos antecedentes. Cadahia dice que el inmediato es el #NiUnaMenos del 3 de junio de 2015, que marcó un antes y un después en la visibilización de la problemática de estas violencias. Una movida que contó además con el apoyo del Consejo Federal de Educación y el Ministerio de Educación de la Nación.

   También habla de una historia anterior que tuvo al Sadop como protagonista junto a otros sindicatos y movimientos sociales, como la campaña "Sacale la tarjeta roja al maltratador" realizada en 2012. "En esa campaña empezamos a poner discusión el maltrato hacia la mujer", agrega.

   La secretaria de Cultura y DDHH menciona un relevamiento del Sadop realizado en 2008/2009 sobre violencia en las escuelas, dice que ese estudio mostró cómo las maestras no se percibían como sujetos violentados: "Muy pocas daban cuenta de cómo el mismo sistema podía generar violencia hacia ellas y ellos. A pesar de que ya teníamos casos de violencia de las patronales e incluso de algunas familias hacia las docentes".

   En ese proceso y a lo largo de todo este tiempo, junto al Sadop Santa Fe y el Movimiento Sindical Rosarino (MSR) comenzaron a relevar las situaciones de violencias y reconocer la necesidad de crear un dispositivo que diera respuesta a la problemática. Sin embargo, Cadahia reconoce el papel clave de la secretaría gremial del Sadop en dar la primera voz de alerta. "Es la secretaría que atiende las cuestiones de las licencias laborales, y donde se reconoció que había compañeras que empezaban a solicitar licencias por cuestiones de violencias. Es muy importante la detección que hacen Claudia Solís, la secretaria gremial", repasa.

 

Conciencia y prevención

Poner en marcha Cuenta Conmigo demandó —y demanda— estudiar, leer, reuniones de intercambio de información, de diseño de distintos recursos para sostener el espacio.

   El 19 de septiembre pasado el espacio arrancó formalmente y desde entonces ya ha atendido tres casos concretos de docentes afectadas por estas violencias. "Hay una confianza previa ganada", dice Cadahia como punto a favor para que la propuesta sea una referencia aceptable para el magisterio.

   Afirma que desde la iniciativa se busca sobre todo generar conciencia, prevención respecto de estas violencias. "Hay un alto nivel de violencia doméstica que se ha naturalizado, donde se siguen sosteniendo justificativos como por ejemplo «va a cambiar», «viene de una cultura machista», «lo hace porque me quiere»", explica.

   Junto a Cadahia, trabajan en este espacio Claudia Solís, Vilma Vetta, Laura Daoulatli y Bibiana Romeo. Para comunicarse se puede llamar al 4376382 ó 91, dirigirse a la sede de Avellaneda 805, de lunes a viernes de 9 a 18, escribir a: culturayddhh@sadoprosario.org ó llamar al (0341) 153359321 las 24 horas.

Últimas Notas