Qué comen los chicos en los recreos y qué recomiendan los especialistas

Miercoles 29 de Noviembre de 2017

Si bien hay leyes, proyectos e intenciones, la alimentación de los chicos en las escuelas primarias y secundarias sigue siendo un tema pendiente en la agenda nacional.

Los alimentos procesados son los principales enemigos de la salud y habitan las estanterías de los kioscos tanto dentro como fuera de la escuela. Prevenir es estar atento a opciones saludables para los más chicos, aunque es un consejo aplicable a cualquier edad. La famosa colación mal elegida, que muchas veces puede hasta ser ofrecida por la misma institución, es un factor importante en el desarrollo de sobrepeso, obesidad infantil y desnutrición oculta.
Si bien hay iniciativas puntuales a lo largo del país para que las escuelas ofrezcan otro tipo de alimentación, la moneda corriente es que se consuman productos de escaso contenido proteico y alta concentración de sodio y azúcares simples, como galletitas tipo obleas, snacks, alfajores, galletitas simples, entre otros.
La obesidad hoy es una pandemia que tiene por víctimas a los más chicos. Según el Ministerio de Salud de la Nación, en la Argentina más de un 35% de la población entre 13 y 15 años tiene sobrepeso y obesidad. Lo preocupante de las cifras es que estos porcentajes van en aumento aquí y en todo el mundo.

Repensar el kiosco escolar
¿Cómo son los kioscos escolares? "La despensa escolar es una de las herramientas con la que cuenta la escuela para promover una buena conducta alimentaria. La oferta de productos debería privilegiar aquellos alimentos de mayor calidad nutricional, para ofrecer a los niños una variedad de opciones saludables y permitirles desde chicos la posibilidad de elegir" explica la doctora Virginia Busnelli, especialista en Nutrición y Directora Médica de CRENYF.
Soledad Barruti, periodista especialista en alimentación y autora del libro Malcomidos, cita una clasificación que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) presentó para identificar que deberíamos comer y qué no, sobre todo en edad de crecimiento: "Los recomendados son los alimentos mínimamente procesados o sin procesar y las preparaciones culinarias hechas por personas. Alimentos de verdad, siempre. Frutas y frutas secas. Algún budín dulce o salado, o galletas caseras. Pochoclo es una buena opción también ya se hace en cinco minutos y es super barato. Y para tomar agua o bebidas mínimamente endulzadas. Los no recomendados son los ultraprocesados: productos con gran cantidad de azúcar, aceites, sal, disfrazados con aditivos que nadie tiene en la alacena: colorantes, saborizantes, conservantes". Por eso, prestar atención a los alfajores, galletitas, barritas de cereal, lácteos que tengan esas características y bebidas azucaradas o dietéticas". La razón por la cuál no son recomendados es porque la OPS rastreó cómo aumenta el consumo de esos productos y aumentan las enfermedades no transmisibles.
Además de destacar la importancia de un buen desayuno, hay que incorporar otros alimentos a la dieta escolar. Según Busnelli, los recomendados para un recreo saludable son: reemplazar los productos con una elevada concentración de sal y de grasas trans por el consumo de frutas, poner a disposición de los niños yogures, frutas, turrones, tutucas, frutas secas, cereales, lácteos, jugos de fruta, entre otros. "En caso de elegir pan, se puede optar por un miñoncito o una flautita de la panadería. Otra opción es armar un sándwich con una rodaja de pan integral cortado al medio, una feta de queso de máquina y una de jamón o bien, una rodaja de bizcochuelo o budín casero", ejemplifica.

Sin prohibiciones
Para Romina Pereiro, nutricionista especializada en alimentación infantil de la clínica Cormillot, no hay alimentos prohibidos sino más o menos convenientes. "Lo importante es la frecuencia y cantidad con que se consumen y el equilibrio entre ambos", indica. Sus sugerencias son frutas solas o en ensalada de frutas y con yogurt. Yogurt con cereales sin azúcar, barritas, frutas secas, sandwich de pan con queso, jamón, tomate, huevo duro. Pero si la opción es comprar en un kiosco escolar, se puede optar por leche chocolatada, chocoarroz, maíz inflado, fruta, yogurt, turrón o vainillas.
Cabe recordar que la Ley 26.396, que declara de interés nacional la prevención y control de los trastornos alimentarios, fue sancionada en 2008. Si bien incorporó un artículo que incluía a los establecimientos escolares para integrar alimentación saludable y variada, aún no fue reglamentada.
Por el momento, sólo Chaco, Misiones, San Luis, Tierra del Fuego, Corrientes y La Pampa tienen leyes provinciales que regulan la alimentación saludable. En otras localidades hay ordenanzas similares. En la Ciudad de Buenos Aires hay una ley de alimentación saludable y en la Provincia de Buenos Aires un proyecto que nunca llegó a tratarse en el Senado.

Por: Irina Sternik
 

Últimas Notas