En España quieren que los mejores alumnos sean maestros

Martes 05 de Diciembre de 2017

En la semana del "Día del Maestro" recrudecieron los reclamos por la situación de los docentes y de los alumnos.

Cada país tiene su fecha. En España tocó esta semana la celebración del "Día del Maestro" y, por mucho que se esté en el Primer Mundo y aún con las enormes salvedades que eso significa, el diagnóstico de alerta para una profesión que es vital suena llamativamente coincidente.
Sus preocupaciones centrales son dos: por un lado, las agresiones y amenazas crecientes en el aula; y, por el otro, la falta de reconocimiento social para quienes tienen como trabajo la educación para una sociedad mejor.
Una falta de reconocimiento que no se nutre, al menos no del todo, en cuestiones de salario, sino que apunta más bien a la validación social del oficio.
En ese punto, tal vez el dato más revelador sea el hecho de que, desde hace algunos años, existe en España profesores con el cargo de "Defensor del Maestro". Se trata de docentes especializados, sobre todo, en situaciones de emergencia en el aula que requieren apoyo y ayuda al maestro que debe enfrentarlas.
La reflexión lógica es que si ese cargo existe, si se hace necesario, si se impone que alguien los defienda, es porque algo no está andando bien en el día a día de quienes tienen por tarea formar a las futuras generaciones.
Las agresiones y amenazas o las situaciones de violencia cotidianas constituyen "uno de los problemas principales" con los que tropiezan los docentes en España, reconoció Jesús Niño, quien desde hace doce años ejerce como coordinador de Defensores.
El desafío que tiene el sistema en este país, del que salieron enormes profesores en el pasado, es lograr que esa situación se reedite.
"Los mejores alumnos no quieren ser profesores. ¿Para qué? Si ganan poco y encima no tienen el reconocimiento social que deberían", diagnosticó una de las principales asociaciones docentes.
Las familiaridades siguen. Niño advirtió que muchas veces son los propios padres los que contribuyen a generar situaciones de conflicto. "Ojalá trabajaran con nosotros. Ojalá, en sus casas, hablen bien del papel de los maestros", dijo. Porque eso es importante para la tarea.
Lo que sigue también suena conocido. Precariedad laboral: uno de cada tres maestros está en situación de reemplazo, con lo cual, su situación contractual es incierta.
El diagnóstico continúa con el nivel salarial. Un maestro de primaria con quince años de profesión gana cerca de 32.000 euros brutos al año. Uno de secundaria gana un poco más: 36.153.
En España, el umbral de pobreza se sitúa en los 16.500 euros. Por debajo de eso, una familia con dos hijos tiene problemas para cubrir sus necesidades básicas.
Es posible que los salarios de los docentes españoles no sean de los más bajos de Europa. Algunas mediciones, como por ejemplo, la de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) los sitúa entre los más altos pero, reconoce, también, que son de los que más trabajan. Y no sólo en clase, sino también fuera de ella.
Muchos ven en la razón económica el hecho de que haya cada vez menos maestros varones. Hoy la profesión es mayoritariamente femenina.
"Se mantiene el patrón de que la mujer gana menos por su trabajo", dijo María De la Luz Martínez Seijo, vocera del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), en cuestiones de educación.
De todo esto se habló en esta semana a caballo del Día del Maestro. Una evocación que aquí cae cada 27 de noviembre. La fecha corresponde al patrono de la enseñanza en España, San José de Calasanz, pionero de la educación popular y gratuita.

http://www.lanacion.com.ar/2087903-en-espana-quieren-que-los-mejores-alumnos-sean-maestros
 

Últimas Notas