Aprendizaje autodirigido y plataformas diversificadas, las claves para el trabajo del futuro

Martes 20 de Febrero de 2018

Nuevo paradigma. Los especialistas coinciden en que las capacidades humanas, que no son fáciles de enseñar y evaluar, también serán un diferencial.

Mientras que los robots y la inteligencia artificial suman tareas en su masiva disrupción de los trabajos de las personas, se hace cada vez más necesaria una gama más amplia de programas de educación y desarrollo de habilidades para satisfacer las nuevas demandas.
Hace solo un par de semanas en el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza, las exposiciones de los mandatarios giraron mucho más en torno a plantear interrogantes sobre la naturaleza del futuro del trabajo que en plantar certezas, con la idea convergente de que las ideas de las personas, su capacidad creativa y de aprendizaje crítico serán fundamentales para su bienestar y desarrollo personal y de los países en general.
Para conocer cómo evolucionarán las estructuras de aprendizaje necesarias para competir en los trabajos futuros Aaron Smith, director asociado en temas de Internet y tecnología del Centro de Investigación Pew, en el marco del T-20, que tuvo su seminario de presentación el 1 y 2 de febrero en el palacio San Martín. Allí unos 400 expertos de 45 países debatieron sobre el impacto de la digitalización de la economía en el futuro del trabajo y la política, entre otros temas. Pew es uno de los 300 think tanks (o usinas de ideas) que integran el grupo de afinidad del G-20 Think 20 (T-20) Argentina, liderado por Cippec y CARI, y uno de los principales institutos de investigación sobre temas de desarrollo futuro de los Estados Unidos.
Smith compartió los principales hallazgos de la reciente encuesta "La automatización en la vida diaria", en la que 5000 académicos e investigadores analizan cuáles serán los vectores para el desarrollo de habilidades para competir en los trabajos del futuro. En una encuesta previa de Pew, el 87% de los entrevistados había expresado que creía esencial entrenarse y ganar nuevas habilidades durante su vida laboral para estar al día con los cambios que planteará el ambiente laboral.
¿Cómo hacerlo? Una pregunta central es cómo las estructuras de educación formal y no formal evolucionarán para esto. Siete de cada 10 encuestados creen que en los próximos 10 años veremos emerger nuevos programas que serán exitosos, pero el 30% restante es pesimista respecto de la celeridad con la que gobiernos, instituciones y plataformas se adaptarán a las nuevas necesidades de educación y entrenamiento permanente.
Una de las claves, según el estudio, será el desarrollo de un ecosistema de aprendizaje y credenciales personales diversificados. En este sentido, se espera una evolución de las plataformas de aprendizaje online, en la que, en muchos casos, serán desarrolladas dentro de las compañías para retener a sus trabajadores. "Las instituciones educativas formales desempeñarán algunas funciones de preparación laboral en aulas bastante tradicionales, algunos elementos serán online, otros apoyados por ONG, algunos serán gratuitos, otros aprovecharán elementos de realidad virtual y juegos", describe Smith. La mayoría de los consultados prevé un número significativo de esfuerzos de autoaprendizaje por parte de los propios empleados. El lado B es que el aprendizaje "autodirigido" requiere de gran compromiso y motivación interna, y algunos dudan de que sea una capacidad que se presente en la mayoría de las personas.

Por: Martina Rua
 

Últimas Notas