El reto de formar a los futuros profesionales

Lunes 11 de Junio de 2018

 El sistema educativo argentino se encuentra ante la tarea titánica de repensarse desde las bases para nivelar la cancha para todos y preparar a los trabajadores del futuro

La educación en la Argentina plantea un desafío muy difícil de resolver. Por un lado, preparar a los jóvenes con herramientas, conocimientos técnicos y creatividad para enfrentar los cambios exponenciales de estos tiempos. Por el otro, saldar las deudas del pasado, con el sistema de escolarización anticuado, pobres rendimientos académicos y problemas estructurales como los bajos salarios de los maestros.
"La mejor educación de la Argentina está al nivel de la escuela promedio de Estados Unidos", disparó Roberto Souviron, creador de Despegar y presidente del Observatorio Argentinos por la Educación, una fundación apartidaria, sin fines de lucro, que busca generar información rigurosa sobre el sistema educativo y, a partir de esos datos, contribuir a las mejoras. El emprendedor sugirió empezar por lo más básico: "Que haya clases todos los días y que los chicos vengan descansados, sin haber visto televisión hasta las 12 de la noche el día anterior".
La educación es también el resultado de políticas económicas, culturales y mandatos sociales. Por eso, para imitar un modelo externo no alcanza con mover solo alguna variable. "En Finlandia el maestro actúa como un buen coach, pero es difícil de replicar, porque allá los mejores alumnos quieren seguir carreras profesionales como docentes", explicó Souviron. Mientras tanto, dijo, en la Argentina "se habla poco de educación, mucho menos que de la deuda externa y de las Lebac".
En 2006 cofundó una escuela primaria y secundaria sin fines de lucro en el barrio Las Tunas del partido de Tigre, a la cual hoy asisten casi 500 alumnos de bajos recursos. Explicó que en su industria los cambios se hacen de manera calculada y con la posibilidad de medir las consecuencias. "En Despegar, cuando tenemos la idea de hacer una página nueva no cambiamos directamente. Hacemos un testeo, vemos si trae mejores resultados o no. En educación eso no existe: un ministro tiene una idea, se implementa y no se sabe si fue buena. Es todo muy 'me parece' y poco científico", argumentó el emprendedor, quien se interesó en el tema cuando se dio cuenta de el país tenía "un stock de personas talentosas, pero un flujo que decaía". Y agregó: "Me junté con referentes educativos y coincidimos en que la educación no está en agenda y el primer paso es saber que tenemos un problema".
Cris Morena, presidenta de Cris Morena Group, es la creadora y productora de programas de televisión que fueron sucesos internacionales, como Aliados, Casi Ángeles, Floricienta, Rebelde Way y Chiquititas, entre otros. Desde su experiencia, con más de 30 años de trabajar en televisión con chicos y adolescentes, y creando series que apuntaban a ellos, cree que la educación necesita una transformación de base, "empezando por la palabra, que habría que cambiar por aprendizaje". Propuso otras transformaciones de conceptos muy usados, pero obsoletos: "En vez de hablar de 'carreras' deberíamos decir 'caminos'. No sé adónde se dirigen esas carreras. Se trata de ser hombres y mujeres emancipados y empoderados".
Para Morena, la política pública a través de la ficción es una alternativa para mostrar cómo desde la creatividad se puede generar un cambio. "En la época que faltaban ingenieros en Estados Unidos se creó MacGyver como una política pública que convertía la profesión en aspiracional. Cuando faltaron policías, la serie fue Miami Vice. Ambas fueron muy exitosas", ejemplificó.
"Yo estoy involucrada en un proyecto que se llama Otro Mundo [que creará dos espacios de aprendizaje holístico], un movimiento revolucionario. La idea es impartir una formación en artes, ciencia, tecnología y audiovisual que es lo que vamos a necesitar en un futuro más allá de matemáticas y lengua. A los chicos les brillan los ojos, a diferencia de las escuelas tradicionales, donde están apagados", sostuvo.
Por su parte, Enrique Alemañy, presidente de Ford Grupo Sur, comentó: "Comparto que hay que modernizar la educación, pero más importante es equiparar a quienes no tienen posibilidades con los que sí. Si el cambio va a las elites, no hay transformación". La educación tiene la función de nivelar la cancha, dijo, ofrecer una igualdad de oportunidades para todos los sectores sociales.
Sin embargo, la brecha entre la escuela del Estado y las privadas es muy grande. "Encontramos una gran disparidad de conocimiento en los exámenes de ingreso para nuestra escuela técnica [que opera en la planta de Pacheco] entre quienes fueron a una privada contra una pública. Uno de los grandes desafíos es lograr una igualdad de oportunidades para los sectores de altos y bajos recursos", comentó el ejecutivo. Más adelante, Alemañy destacó el trabajo de la escuela técnica de Ford, donde los estudiantes tienen un desempeño en matemática ampliamente superior a la media.
María Cortelezzi, directora ejecutiva del proyecto Educar 2050, una asociación abocada a la mejora de la escuela pública, estuvo de acuerdo. "Cada vez se pide más a los docentes, pero la escuela no está sola. Es parte de un sistema en el que todos tenemos que pensar cómo involucrarnos, porque nuestras sociedades son complejas. Los padres, el sector privado y las instituciones civiles también son importantes en el desarrollo de la educación", señaló, y agregó: "La Argentina es uno de los países más inequitativos de la región. No solo en niveles de ingreso, sino por las distintas provincias y jurisdicciones: el lugar donde uno nace determina muchísimo cuánto se va a aprender". Aclaró que, sin embargo, la educación es un derecho universal.
Para Javier Martínez Álvarez, presidente de Tenaris Cono Sur, hoy converge a una misma dinámica donde el constante aprendizaje es el único antídoto para el cambio permanente. "Tenemos una universidad corporativa donde se dan un millón y medio de horas de capacitación por año. La necesidad de estar aprendiendo es vital y está ligada a la experiencia: hay cosas que no se pueden aprender si no se viven. Hay que pensar la educación más allá del momento escolar, como algo permanente", comentó, y luego se refirió al desafío de formar a los jóvenes para el cambio: "En mi primer día en Tenaris había una sola computadora y nos turnábamos para usarla. Hoy, la tecnología está rampante en el mundo de la empresa. Yo viví un cambio enorme, pero mis hijos van a vivir un cambio 100 veces mayor. ¿Cómo preparo a este chico para eso?".

Planificar a largo plazo
Las claves para avanzar en educación
-    65 por ciento: De los estudiantes de primaria actuales trabajará en puestos que aún no se crearon, según un reporte del Foro Económico Mundial
-    12% del presupuesto: Es el porcentaje de gasto público que destina Finlandia, modelo a nivel global, a la educación
-    11,2 millones: Es la cantidad depersonas mayores de 25 años en la Argentina que no terminaron el secundario, según datos del Ministerio de Educación
-    1,8 veces: Es la relación entre las provincias que pagan mayores salarios docentes y las que pagan los salarios más bajos, según datos de Cippec
 

Últimas Notas