Educación sexual: lo que más enseñan los docentes no coincide con la mayor demanda de los alumnos

Lunes 11 de Junio de 2018

Los profesores hacen foco en la no discriminación y la violencia en los vínculos. Los estudiantes quieren más información sobre el aborto y los embarazos no deseados.

La presión de los adolescentes y el debate sobre la legalización del aborto volvieron a poner en agenda a la educación sexual en las escuelas, un derecho que debería estar garantizado para todos los chicos argentinos desde 2006, pero que aún no se cumple cabalmente. Pasaron 12 años desde que fue sancionada la ley la Educación Sexual Integral (ESI) -que ubica a la sexualidad no solo en su aspecto biológico, sino también psicológico, social, afectivo y ético- , y la implementación avanza a ritmo lento en el país. Ahora, cuando la ESI efectivamente entra en la escuela, ¿resulta efectiva? ¿Existe algún vínculo entre lo que trabajan los docentes en el aula y aquello que los chicos quisieran aprender?
Un relevamiento hecho por el gobierno muestra que en buena parte no: que mientras los profesores, en su mayoría, planifican temas como discriminación, violencia y prejuicios, los estudiantes prefieren que les hablen sobre el aborto y los embarazos no planificados. Y que muchas veces se dan clases relacionados con la ESI, pero los estudiantes no las perciben como tal.
El contenido de la educación sexual integral en el distrito está fijado en las guías que elaboraron los ministerios de educación nacional y el de la Ciudad, e incluye aspectos como distintas identidades sexuales y de género, conocimiento del cuerpo, ejercicio saludable y placentero de la sexualidad, maternidad forzada o voluntaria, entre tantos otros.
El relevamiento del gobierno consistió en una encuesta a profesores y estudiantes de segundo a quinto año de escuelas secundarias porteñas, realizada entre el 10 de marzo y el 26 de abril. Contestaron 44.123 estudiantes un cuestionario en papel. Los profesores respondieron en forma online: fueron 850 de 130 colegios. “Por la cantidad de estudiantes que respondieron, la muestra es representativa, en el caso de los docentes faltarían más. Sin embargo, los datos son suficientes como para empezar a pensar qué es lo que está pasando dentro de las escuelas con la educación sexual integral”, le dijo a Clarín Tamara Vinakur, directora de la Unidad de Evaluación del ministerio de educación porteño.
En todos los casos, las preguntas giraron en torno a la presencia de la ESI en la escuela, así como las temáticas tratadas y preferidas por docentes y estudiantes. A los profesores, por ejemplo, se les preguntó qué temáticas vinculadas a la ESI planificaron para 2018 mientras que a los estudiantes cuáles les gustaría trabajar. Allí aparecen diferencias significativas.
Mientras que la mayoría de los docentes planifican trabajar sobre “no discriminación” (67%), “violencia y maltrato en los vínculos” (61%), “formación de prejuicios y estereotipos” (58%) y “equidad de género” (56%), los chicos prefieren que les hablen sobre todo sobre “perspectivas sobre el aborto” (59%), y “embarazos no planificados” (46%). Los temas ya estaban prefijados en la encuesta: eran 17.
Además, también hay diferencias en las formas en que se da este contenido. Mientras que la mayoría de los docentes utiliza clases explicativas así como láminas y afiches, los estudiantes prefieren radio abierta, debate sobre una película y preparación de una obra. Lo más significativo es que lo que más usan los docentes es lo que menos les gusta a los chicos: apenas un 21% de los estudiantes dijo preferir la explicación de un profesor y el 22% el diseño de láminas y afiches.
Si bien los contenidos de la ESI deben darse en forma transversal, el relevamiento mostró que hoy en los colegios se la trata principalmente en forma tradicional, en las clases de Biología. Así fue mencionado por el 58% de los estudiantes. En segundo lugar aparecen las horas de tutoría (44%) y luego las jornadas organizadas en la escuela (37%).
Para Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), estas jornadas en las que se trata contenido exclusivo de ESI vienen demoradas en la Ciudad. “Hay un grupo de ONGs que tenemos convenio con el Ministerio de Educación para hacer talleres en escuelas para alumnos y también capacitar docentes. La firma de los convenios se demoró en 2016 y casi no pudimos hacerlos en 2017. Este año aún no pudimos empezar”, le dijo a Clarín. La experta señala que hoy los chicos están recibiendo muy poca educación sexual en las distintas provincias y que “casi toda se limita a los aspectos biológicos”.
Con respecto a la capacitación en ESI de los profesores, la encuesta muestra que solo una cuarta parte dicen haberlo hecho durante el último año. Los temas sobre los que más quieren capacitación los docentes son violencia y el maltrato en los vínculos, así como la seguridad y el uso responsable de las redes. Si bien la cuestión del aborto y los embarazos no planificados están entre los temas más demandados por los chicos, no figuran entre los que prefieren capacitarse los docentes.
Nueve de cada diez alumnos mencionaron haber trabajado sobre algún tema relacionado con la ESI durante 2017 en la Ciudad. Los profesores fueron ocho de cada diez. Una investigación de la consultora D'Alessio Irol de marzo había dado que sólo dos de cada diez alumnos reciben en el aula educación sexual de manera habitual. En las prueba Aprender 2017 se les consultó a los estudiantes del último año del secundario si hay temas y actividades que las escuela no aborda. El 75% de los porteños dijo que sí, y entre ellos el 80% mencionó a la educación sexual.

Por: Ricardo Braginski
 

Últimas Notas