Diversidad y género a través de juegos y juguetes: antes y ahora

Lunes 06 de Agosto de 2018

Las cuestiones de género se hacen presentes en los juegos: a las niñas se les ofrecen juguetes relacionados con la maternidad, las tareas domésticas o la estética, mientras que para los niños los juguetes están orientados a destacar destrezas físicas, la fuerza, la astucia y la valentía.

Al jugar, los chicos reproducen aquello que viven, imitan los modelos cercanos que representan sus familias, amigos, maestros y también los personajes de las películas, de la televisión o de los videojuegos, construyendo su identidad de acuerdo con la cultura en que les ha tocado vivir. En una sala de cuatro años de jornada completa, observamos distintas escenas:
Una niña que mostraba rechazo a sentarse a una mesa con mayoría de varones y a jugar con "sus" juegos. Prefería la compañía de las niñas, y sus juegos predilectos eran los que se consideran femeninos.
En otra oportunidad, un niño eligió un marcador de color rosa para dibujar y aclaró "es de nena". La maestra preguntó al resto qué pensaba, y todos afirmaron que ese color era de nenas y que lo usaban las nenas. Nuevamente intervino la maestra, y explicó que los hombres a veces llevaban puestas camisas, remeras o corbatas de color rosado. Los niños rieron y rechazaron la idea, aunque luego recordaron que algunos de sus papás usaban camisas de color rosa.
Un día un niño tomó una cartera, collares y zapatos de mujer, sombreros de mimbre e inició su juego en el rincón de dramatizaciones. Al principio los niños rieron al verlo, y le insinuaron que se vestía como nena. El alumno manifestó a la docente que los niños se reían de él porque jugaba con la cartera, el collar y el sombrero. La maestra explicó que ellos sabían que no era una nena, estaba disfrazado, y uno se disfraza de lo que quiere, "como cuando juegan a ser perros; están jugando, no son perros de verdad". Los mismos niños que manifestaron rechazo en la situación anterior demostraron poder aceptar que una niña prefiriera los juegos que implicaban más acción y movimiento y que jugara con los varones realizando construcciones de torres, convirtiendo tablas en espadas y armas.
En varias oportunidades, se escuchó en la sala la voz de un niño expresar: "esto es de nena", advirtiéndole a otro niño y pocas veces, en cambio, a un niño prevenirle a una niña, "esto es de nene".
Cuando los varones eligieron dramatizar en el rincón de dramatizaciones, exploraron todos los elementos que encontraron, para cubrir diferentes roles. Al dramatizar con disfraces lo hicieron con capas o pañuelos grandes para transformarse en superhéroes, o con remeras de deportes o cuadros de fútbol para convertirse en jugadores y arqueros. Las niñas, por su parte, consideraron a la dramatización como "juego de mujeres".
En una oportunidad, un niño quiso participar del juego de un grupo de nenas que paseaban con un carrito de bebé, un muñeco y una cartera. Al no ser aceptado solicitó la intervención de la docente, quien preguntó a las nenas por qué no lo dejaban compartir el juego. Ellas respondieron que él era un nene, y que los nenes no juegan con las muñecas. Se les sugirió que el varón podía cubrir el rol de papá, hermano o un tío. La maestra preguntó si no necesitaban que el papá fuera a comprar algo para el bebé… las chicas rieron y pidieron al "papá" que fuera a comprar leche. A partir de una intervención, el niño logró participar del juego y ser aceptado por las niñas.
Los juegos y juguetes han ido cambiando a lo largo del tiempo pero a la vez algunos perduraron y se convirtieron así, en parte de nuestra cultura. La propuesta de trabajo estuvo centrada en la indagación de las propias historias, considerando al juego como un puente entre generaciones. Las preguntas disparadoras se leen a continuación: ¿A qué jugaban sus abuelos cuando eran niños?, ¿dónde lo hacían?, ¿con quiénes jugaban?, ¿qué juguetes tenían?, ¿cómo eran?, ¿qué juegos se siguen jugando y cuáles no?, ¿qué juegos de nuestro presente no existían cuando el abuelo era un niño?
En una sociedad en la que han ido cambiando las concepciones sobre derechos individuales y sobre diversidad, ¿qué cambios se notan en los juegos, en los juguetes y en los jugadores? A través del proyecto se ha intentado ofrecer experiencias lúdicas que hicieran foco en el respeto por diversidad y en la idea de que cualquier persona puede ejercer la actividad que elija, más allá de su identidad de género.

Actividad: LAS CUATRO CAJAS
Las docentes presentaron al grupo cuatro cajas de diferentes colores (omitiendo los tradicionales rosa y celeste) y un contenedor con diferentes juguetes. La docente explicó que los juguetes estaban mezclados, por lo que había que separarlos y ubicarlos en las cajas. ¿Te imaginás cómo orderaron los juguetes?
Caja azul
Autos, personajes con ruedas.
Caja amarilla 
Mezcla de juguetes, yerbera, azucarera, envase, los tres amarillos.
Caja verde 
Muñecos y personajes.
Caja roja 
Collar, bebé, jarrita, taza, cartera.

Los primeros elementos ordenados predeterminaron la ubicación de los siguientes. Los niños fundamentaron que pusieron los autos y otros muñecos con ruedas juntos. Manifestaron no acordar con la ubicación de los elementos de la caja amarilla, ya que deberían estar en otra caja, algunos propusieron mantener la clasificación por color. Algunos varones explicaron que en la caja verde “pusimos los muñecos” y en la caja roja “esas cosas”. Varios niños respondieron que eran juguetes de nena. Las nenas del grupo solían hacer diferencias o separaciones de juegos para niñas o para niños. Lo demostraron al clasificar en esta actividad.

Por: Myriam Avagliano
 

Últimas Notas