Mejora el desempeño de los estudiantes en la escuela primaria

Lunes 06 de Agosto de 2018

La mayor fluidez en la primaria coincide con un aumento en la matrícula de la secundaria. Si se compara la cantidad de estudiantes de 12 a 16 años que había en la primaria en 2005 frente a 2015, se nota una diferencia negativa de 136.273

Los contenidos curriculares mínimos, la unidad pedagógica para el primer ciclo, la mayor cantidad de cargos docentes, la mejora en la infraestructura, la capacitación, el material didáctico y una disminución demográfica entre 2002 y 2016 muestran que si bien hay menos chicos en edad de ir a la escuela primaria, ese nivel se transita con menos repitencia, menos sobreedad y, además, mejora el acceso al nivel secundario.
Así surge del análisis efectuado por el Observatorio Argentinos por la Educación sobre la matrícula en las escuelas primarias argentinas públicas y privadas entre 2002 y 2016, que marcan una caída de casi un 4%. En 2002 había 4.719.335 alumnos y en 2016, 4.549.467, lo que significan 169.868 chicos menos.
"Hay tres grandes decisiones políticas que se vinculan con la mejora; los Núcleos de Aprendizajes Prioritarios [conjunto de saberes centrales vinculados con la capacidad cognitiva según la edad], que dieron una orientación curricular enfocada en las prioridades fundamentales; la unidad pedagógica para el primer ciclo, que protege el proceso de construcción de la alfabetización inicial, y la disponibilidad de recursos tanto para cargos docentes como para infraestructura, capacitación y material didáctico", explicó Sergio España, integrante de la Asociación Civil Educación para Todos, que junto con el Observatorio trabajó las estadísticas oficiales disponibles sobre matrícula primaria.
La caída en la matrícula primaria parece ser una buena noticia, ya que prácticamente desde 1990 la tasa de asistencia en ese nivel se mantiene cercana al 100%. La merma está vinculada con el factor demográfico que indica que solo en siete provincias aumenta la población: Buenos Aires, Chubut, ciudad de Buenos Aires, San Juan, San Luis, Santa Cruz y Tierra del Fuego.
En Catamarca, Corrientes y Formosa la caída en la matrícula del nivel primario fue del 10%, mientras que en los "distritos petroleros" como se identifican a Neuquén, Santa Cruz y Tierra del Fuego hubo un aumento del 5%, al igual que en Mendoza.
Según el análisis hecho por ambas organizaciones, entre 2011 y 2016, "se pasó de una pendiente, más estudiantes en los primeros grados y menos en los últimos, a una meseta, todos los grados tienen similar cantidad de estudiantes". Esta situación, se pudo dar porque se registró "una mejora en las trayectorias de los estudiantes que cursan la primaria", se explica en el trabajo realizado por Observatorio, una especie de "Indec de la educación".
A criterio de los expertos que trabajaron en este informe, la implementación de políticas provinciales desde 2007 y nacionales desde 2012, concentradas en la unidad pedagógica del primer ciclo, contribuyó a reducir la repitencia en la primaria, especialmente en primer grado. En 2011 la repitencia era del 4,2% de la matrícula de la primaria y del 6,5% en primer grado. Esas cifras fueron bajando así: 2012 (3,8%-6,1%), 2013 (2,9%-3,8%), 2014 (2,1%-2,1%), 2015 (2%-0,7%) y 2016 (2,2%-0,5%).
La unidad pedagógica del primer ciclo -que integra el aprendizaje de primero, segundo y tercer grado- fue aplicada por la resolución 174/2012 del Consejo Federal de Educación. "Esta permite esperar con más tranquilidad la maduración en el aprendizaje de los chicos. No todos aprenden lo mismo en primer grado, pero sí en el primer ciclo", añadió España. "La mayor fluidez en la primaria coincide con un aumento en la matrícula de la secundaria. Si se compara la cantidad de estudiantes de 12 a 16 años que había en la primaria en 2005 frente a 2015, se nota una diferencia negativa de 136.273. Si se mira esa misma franja etaria y en ese mismo lapso, en el secundario, se ve un crecimiento de 359.361".
"Debemos valorar las altas tasas de cobertura y las mejoras en las trayectorias escolares de la escuela primaria, pero los bajos rendimientos en las pruebas de aprendizaje deben hacernos reaccionar de modo urgente. Según las últimas mediciones oficiales, el porcentaje de estudiantes con resultados no satisfactorios es alto: 41,4% en matemática, 33,2% en lengua, 34,4% en ciencias sociales y 32,5% en ciencias naturales. La inclusión no puede ser interpretada como aliciente para olvidarnos de la calidad", concluyó Ignacio Ibarzábal, director ejecutivo del Observatorio.

Por: María Elena Polack
 

Últimas Notas