Un patrón que se "perpetúa a través de las generaciones": las hijas hacen más tareas de la casa

Lunes 13 de Agosto de 2018

Asumir más responsabilidades en la casa es un gran motivo por el cual las mujeres reciben menos pago que los hombres y quedan detrás de ellos en sus carreras.

Un estudio reciente, por ejemplo, encontró que los chicos de entre 15 y 19 años pasan aproximadamente media hora haciendo tareas de la casa por día, y las chicas aproximadamente 45 minutos.
Hace mucho tiempo que es verdad que a las mujeres les pagan menos que a los hombres por su trabajo, y que hacen más tareas de la casa. Resulta ser que estos patrones ya se inician en la infancia.
Aunque existen algunas señales de que la brecha se va reduciendo, hay una cantidad de datos que demuestran que las chicas siguen pasando más tiempo haciendo las tareas de la casa que los chicos. También reciben menos pago por hacer las tareas y tienen menores retribuciones.
Un estudio reciente, por ejemplo, encontró que los chicos de entre 15 y 19 años pasan aproximadamente media hora haciendo tareas de la casa por día, y las chicas aproximadamente 45 minutos; y que mientras las chicas pasan un poco menos de tiempo en tareas que hace una década, la cantidad de tiempo que pasan los chicos en esas tareas no ha cambiado significativamente.
Asumir más responsabilidades en la casa es un gran motivo por el cual las mujeres reciben menos pago que los hombres y quedan detrás de ellos en sus carreras, según los investigadores. Lograr la igualdad, afirman, requerirá no solo preparar a las chicas para el trabajo pago, sino también enseñarles a los chicos a hacer trabajos no pagos.
 “Involucrarse en las tareas de la casa desde una edad temprana es la manera en la que la mayoría de los niños aprenden estas habilidades”, afirmó Sandra Hofferth, socióloga de la Universidad de Maryland y coautora del análisis reciente y que pasó su carrera estudiando cómo utilizan su tiempo los niños. “Los progresistas creyeron que estaban formando a sus chicos para estar más involucrados en el hogar. Sin embargo, no vemos ninguna evidencia de que la brecha en el trabajo de la casa haya disminuido”.
Su investigación se basó en los registros del Estudio Americano de Uso del Tiempo desde 2003-2014 por parte de 6.358 estudiantes secundarios de 15-19 años. El trabajo de la casa incluyó cocinar, limpiar, cuidar las mascotas, el cuidado del jardín y el mantenimiento de la casa y el automóvil.
Encontró diferencias basadas en la educación de los padres. Los niños de padres con educación universitaria pasan menos tiempo en las tareas en total, aunque la diferencia está casi en su totalidad entre las chicas. Las hijas de graduados universitarios pasan un 25 por ciento de tiempo menos que las hijas de padres con educación secundaria solamente. Sin embargo, aun pasan 11 minutos más por día que los hijos varones. Los padres educados parecen haber cambiado las expectativas para sus hijas, pero no para los hijos, dijo Hofferth.
Los chicos reciben también más dinero en mensualidad que las chicas por hacer las tareas, de acuerdo con un estudio reciente de 10.000 familias que usan BusyKid, una aplicación de tareas. Los chicos que usan la aplicación ganaron el doble que las chicas por hacer tareas, un promedio de 13,80 dólares por semana, en comparación con los 6,71 dólares de las chicas.
Los chicos también tienen más probabilidad de recibir un pago por la higiene personal, como por lavarse los dientes o ducharse, de acuerdo con BusyKid. Es más probable que las chicas reciban un pago por limpiar.
La brecha de género en tareas para los niños es mundial. Un estudio reciente de niños de 12 años en 16 países de todo el espectro económico, que no incluyó a Estados Unidos, descubrió que en cada uno de ellos, las chicas pasaron más tiempo en las tareas de la casa que los chicos.
Las tareas de hombres y mujeres tienden a repartirse entre lo que sucede puertas adentro y afuera. Las mujeres hacen más trabajo adentro, como cocinar, limpiar y lavar la ropa, mientras que los hombres hacen más trabajos al aire libre, como cortar el césped o sacar la basura. Una investigación previa demostró que la misma división se da en las tareas de los niños.
“Las tareas son una práctica real para la vida adulta, por lo tanto el problema es que se perpetúan a través de las generaciones”, afirmó Christia Spears Brown, profesora psicóloga en la Universidad de Kentucky, que estudia a los niños y el género.
Sin embargo, hay señales de que la brecha de género en las tareas está comenzando a reducirse, tal como pasa con los adultos. En un área en particular, el cuidado de los miembros de la familia, como los hermanos o los parientes mayores, los chicos están haciendo tanto como las chicas. Los investigadores dicen que esto podría tener influencia sobre las generaciones futuras, con chicos criados a los que se los prepara para cuidar a los miembros de la familia, que se transforman en padres más comprometidos.
Las chicas y los chicos pasan aproximadamente la misma cantidad de tiempo cuidando a miembros de la familia diariamente, según encontró Hofferth en su estudio. Esa es una brecha que se ha cerrado un poco durante la década pasada, cuando los chicos pasaban la mitad del tiempo que las chicas como cuidadores.
Los chicos son más cuidadores en el mundo. En el estudio internacional, también hubo poca diferencia de género en cuanto a la cantidad de tiempo que pasan los niños cuidando a miembros de su familia; y en un país, Noruega, los chicos pasan más tiempo haciendo esto que las chicas.
En otro estudio sobre tareas de la casa, que utilizó un conjunto de datos más reducido, hubo evidencia de que la brecha de género en las tareas también se fue reduciendo. El estudio demostró que los chicos entre 13 y 18 pasaron poco tiempo, menos de media hora en las tareas de la casa, mientras las chicas pasaron un poco más de media hora. El cambio estuvo en los chicos, quienes aumentaron su tiempo para hacer tareas de la casa en un 29 por ciento entre 2002 y 2014, mientras las chicas disminuyeron su tiempo en un 27 por ciento, de acuerdo con el Estudio del Panel de Dinámica de Ingresos en la Universidad de Michigan, que siguió a un grupo de familias desde 1968.
Esto refleja el cambio con los adultos. Los hombres casados ahora pasan 1,1 hora al día en las tareas de la casa, según se vio en el panel de Michigan, más que los 55 minutos en 1983. El tiempo que pasan las mujeres casadas en las tareas de la casa ha disminuido, aunque sigue siendo el doble del que pasan los hombres: 2,2 horas al día, menos de las 3,8 horas que solían pasar.

La manera en que se crían los niños moldea los roles que tomarán en la adultez, según la investigación.
Un estudio encontró que los hijos varones de las madres que trabajan pasan más tiempo en las tareas de la casa y el cuidado de los hijos cuando llegan a la adultez. Otro estudio encontró que la división de tareas entre los progenitores, en particular los padres que hacen tareas de la casa, predijo actitudes en los adultos jóvenes acerca de la división de tareas del hogar.
Las mujeres jóvenes autosuficientes económicamente podrían ver a los hombres que no comparten la carga de las tareas del hogar como compañeros menos atractivos, dijo Hofferth. Mientras tanto, dice, sus casas podrían estar más desordenadas: “Las parejas jóvenes probablemente contraten a alguien que haga las tareas del hogar, o vivan más en el caos y el desorden que sus padres”.

Por: Claire Cain Miller
 

Últimas Notas