G20: Educación de las niñas y el futuro del trabajo

Lunes 03 de Diciembre de 2018

La tecnología está transformando la manera en que vivimos, aprendemos y trabajamos. Una de las prioridades definidas por la presidencia argentina del G20 es capacitar a la fuerza laboral del futuro para que nadie quede relegado.

En el mundo, más de 130 millones de niñas no asisten a la escuela - y una tercera parte de ellas vive en los países del G20. En lugar de aprender a leer, escribir o programar, estas niñas venden mercaderías en la calle, se casan jóvenes, o huyen de la violencia y el conflicto. Muchas de las que sí van a la escuela no están adquiriendo las habilidades necesarias para prosperar en el siglo XXI. Se enfrentan a una vida de empleo precario, mal remunerado y talento desperdiciado.
A menos que estas niñas completen el ciclo de enseñanza primaria y secundaria y obtengan las competencias requeridas para adaptarse al nuevo mercado laboral, será difícil alcanzar todos los objetivos del G20.
Ha habido algunos avances. El G20 ha creado el Grupo de Trabajo de Mujeres Líderes en Negocios cuya misión es hacer recomendaciones a los líderes respecto del empoderamiento económico de las mujeres y abordar los desafíos a los que se enfrentan las mujeres y niñas - como la promoción profesional o la reducción de la brecha salarial entre hombres y mujeres. Uno de los problemas centrales es la relación entre la educación y el empleo: cuantas más niñas tengan acceso a la educación, mayor será la participación de las mujeres en el mercado laboral. Por eso, una de las recomendaciones de este Grupo de Trabajo es que los gobiernos aseguren una educación gratuita y de alta calidad para todos – incluyendo a las niñas.
En estos momentos, con los líderes mundiales reunidos en Buenos Aires, es de suma importancia que reconozcan las abundantes pruebas en pro de la inversión en la educación de las niñas. El Banco Mundial, en colaboración con Malala Fund, recientemente divulgó nuevos datos que muestran que si todas las niñas del mundo completaran 12 años de educación de calidad, los ingresos a lo largo de toda la vida de las mujeres podrían añadir hasta USD 30 mil millones a la economía mundial. El informe también señala que, en promedio, las mujeres con educación secundaria ganan casi el doble que las mujeres que solo han terminado la educación primaria.
Varios estudios revelan que las niñas educadas son menos propensas a casarse jóvenes o a contraer el VIH/SIDA y se convierten en madres de hijos más sanos y más educados. Cuando un país garantiza que todos los niños y niñas completen su educación secundaria, su riesgo de conflicto se reduce a la mitad. Además el Instituto Brookings sostiene que la educación secundaria de las niñas es la inversión menos costosa y más efectiva contra el cambio climático.
Líderes empresariales como el CEO de Apple, Tim Cook, ya están tomando nota y hablando de las niñas que no van a la escuela. En la Argentina, Martín Migoya, cofundador y CEO de Globant, lanzó "Women that Build", un programa que impulsa las carreras de las mujeres y empodera sus roles en la tecnología. Ellos, entre otros, entienden que al no educar a las niñas con las habilidades que exige nuestro mundo moderno, le estamos fallando al mercado laboral del mañana. La UNESCO estima que en dos años, podría haber hasta 40 millones de vacantes de trabajo y no hay suficientes trabajadores calificados para cubrirlas.
Bajo el liderazgo de Mauricio Macri, al plantear la educación como prioridad en el G20 por primera vez, la presidencia argentina ha dado un gran paso. Ahora la retórica tiene que traducirse en acciones concretas, con un compromiso que asegure que todas las niñas completen su educación con los conocimientos necesarios para ingresar en la fuerza de trabajo.
Al permitir que mil millones de niñas queden excluidas de la fuerza laboral, estamos frenando la innovación en las empresas . Estamos impidiendo a los países su desarrollo económico. Estamos privando a estas niñas de todo su potencial.
Es hora de que los gobiernos reconozcan lo que ya saben niñas de todas partes del mundo; el mundo se convertirá en un lugar más seguro, más saludable y más rico cuando todas las niñas puedan aprender y trabajar al máximo de su capacidad.

https://www.clarin.com/opinion/g20-educacion-ninas-futuro-trabajo_0_JlVRIyRo8.html

Últimas Notas