Adolescentes y jóvenes fueron creadores de contenido para la Educación Sexual Integral

Lunes 17 de Diciembre de 2018

El “Hackatón jóvenes x la ESI” fue una jornada colaborativa  para co-crear una plataforma y una app que estará disponible en 2019.

En una semana con las redes sociales al ritmo del hashtag #MiráCómoMePonés, este sábado se realizó el Hackatón “Jóvenes x la ESI”. Se trató de una jornada en torno a la Educación Sexual Integral (ESI), libre y gratuita de 11 a 18, que había sido planeada hacía meses en la Ciudad de Buenos Aires. 
El objetivo era puntual: que sean los adolescentes y jóvenes los que les digan al Gobierno cuáles son los temas que les interesaría que se toquen en educación sexual en las escuelas o institutos. Y la meta, a corto plazo: co-crear en 2019 una plataforma digital y una app que sea complementaria a la ESI. Fue un trabajo colaborativo entre especialistas de distintas disciplinas y chicos de entre 13 y 29 años. 
Según el informe de las pruebas Aprender 2017 del Ministerio de Educación Nacional, 8 de cada 10 estudiantes de 5° y 6° año consideraron que la educación sexual es un tema que la escuela debería abordar y no lo hace.
Una de las claves de la actualización del Programa Nacional de Educación Sexual, producto de la Ley nacional 26.150 -que se sancionó hace 12 años y aún no se implementa o se lo hace mal- es educar desde el jardín sobre los límites al otro respecto del cuerpo propio y que no existen los "secretos" que proponen los abusadores para que callen.
Por eso, la ola de denuncias tras la acusación de Thelma Fardín por violación contra Juan Darthés fue un tema central en la mayoría de las mesas, armadas según la edad de los participantes. Apenas comenzó la reunión, en una también se hablaba de aborto. Y una nena de 13 años, en otro grupo, preguntó sobre el poliamor.
El hackatón estuvo organizado por ONGs como Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia, Amnistía Internacional y Chicas Poderosas, junto a jóvenes de las fuerzas políticas Evolución, UCR, Frente Renovador, Nuevo Espacio de Participación y el PRO, centros de estudiantes secundarios y universitarios (FUA, Franja Morada Nacional, Deconstruyendo Di Tella) e integrantes del Congreso y de la Legislatura porteña.
"La ESI no puede ser tabú. Tiene que permitir que identifiquemos casos de abuso, combatir el embarazo adolescente, las enfermedades de transmisión sexual y enseñar sobre el consentimiento para detectar situaciones de violencia. Todos los sectores políticos involucrados coinciden en que el avance de la ESI debe ser una construcción transversal, más allá de diferencias partidarias. Por eso se acordó trabajar conjuntamente sin otra bandera política que la de los derechos de niños y adolescentes", detalló Bárbara Bonelli, una de las organizadoras, desde Evolución. 
El hackatón tuvo dos momentos bien definidos. El primero tuvo que ver con la reflexión y el debate sobre los problemas para su implementación, los temas de interés y las ideas sobre educación sexual. El segundo, en tanto, se abocó a la generación de contenidos y el diseño sobre los ejes surgidos en la primera etapa.
Desde ahí, entre los chicos de una escuela surgieron memes sobre "Masturbación ¿Sólo para los varones? ¿Está bien que las nenas lo hagan?". También ideas para videos informativos, listados de preguntas frecuentes, gifs sobre cómo evitar el embarazo -"¿Podés quedar embarazada si tenés sexo oral?"- y conceptos para campañas sobre ESI en las redes sociales.
"En la plataforma ESI deberían aparecer todos los métodos anticonceptivos. También se debería hablar de la diferencia entre género y sexo", dijo a Clarín José Ignacio Tapia (16) de la Escuela Técnica UBA de Lugano. "En la app debería hablarse de cómo cuidarse porque al quedar embarazadas las chicas no pueden terminar su estudios", agrega Daiana López (17).
Para sus aportes, los participantes tuvieron el apoyo de especialistas. También, hubo un espacio de "consejería" sobre temáticas referidas a la educación sexual, infancia y adolescencia, salud y legislación.
Lucas Longo, de 100% Diversidad y Derechos fue uno de los consejeros: “Hay una resistencia muy fuerte a no hablar de ciertas cosas. Es vital la capacitación que tienen que tener los docentes sobre la ESI para hablar de diversidad y evitar el daño psíquico de evitar estos temas en los chicos que tienen distintas elecciones”. También Daniela Giacomazzo de FUSA, una asociación civil que trabaja específicamente con adolescentes en salud reproductiva. Desde esa mesa contó a Clarín que los mitos sobre el embarazo siguen vigentes pese a Google.
"Que la pastilla del día después no se puede tomar más de dos veces por año porque pierde efecto o los chicos que creen que la pastilla es abortiba cuando no lo es", ejemplifica. "Los chicos googlean pero faltan espacios de información sobre cuidado en personas del mismo sexo. También sus derechos a la hora de atenderse solos y a recibir un método anticonceptivo desde los 13 años”, señaló.
 “La Ley de Educación sexual Integral tuvo problemas desde su implementación. Se convirtió en 'talleres de cómo provenir el embarazo'. Por falta de capacitación y falta de recursos, no se trabajó, por ejemplo, en democratizar nuestras relaciones", dijo Maria Orsenigo, Coordinadora de la comisión de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de la cámara de Diputados.
“Nuestro cuerpo es nuestra primordial PROPIEDAD, cada unx somos lxs uniques responsables de su cuidado y protección. Por eso es importante CONOCERLO, EXPLORARLO Y CUIDARLO. Debemos exigir de lxs otrxs el respeto y el cuidado que nos merecemos”, se lee en la guía para quienes oficiaron como "facilitadores" en cada mesa. Como uno de los ejes centrales fue la diversidad, no faltó el lenguaje inclusivo.

Emilia Vexler
 

Últimas Notas