Uno de cada 3 alumnos tiene bajos resultados en ciencias y hay muchas desigualdades en el país

Lunes 04 de Marzo de 2019

Surge del análisis de los resultados de la prueba Aprender. Saben más los chicos de niveles socioeconómicos altos, de escuelas privadas y de algunas provincias.  

Todo depende cómo se mire. Una posibilidad es que dos de cada tres alumnos argentinos terminan la escuela primaria alcanzando buenos resultados en conocimientos científicos. También podrá verse la parte vacía del vaso: un tercio no llega a un nivel satisfactorio. Esto es, no pueden usar conceptos de un área para explicar fenómenos naturales; o interpretar información presentada en textos, esquemas conceptuales o tablas; o gráficos de más de dos variables; entre otras cosas.
Pero hay algo más preocupante. Existe muchas diferencias en los desempeños en función del nivel socioeconómico de los chicos, de la provincia en la que vivan, o si van a escuelas públicas o privadas. Con un agravante: a igual nivel socioeconómico, obtienen mejores resultados aquellos alumnos que van a escuelas privadas. Todos estos datos surgen de un nuevo informe del Observatorio Argentinos por la Educación, realizado por la bióloga y doctora en Educación Melina Furman.
El documento analiza los resultados que surgen de la prueba Aprender 2017, en la que se midió los conocimientos en Ciencias Naturales que tienen los alumnos de sexto grado de la primaria de todo el país. La prueba fue censal, es decir, que fue tomada a todos los estudiantes de ese grado, más allá de que algunos no contestaron.
Aprender ciencia hoy no debiera implicar para los chicos acumular conocimientos de manual. Por el contrario, los especialistas explican que su gran valor reside la posibilidad de cultivar el pensamiento científico, incentivar la curiosidad y la capacidad de resolver problemas de manera creativa. Ese tipo de habilidades fue lo que midió la prueba Aprender. 
Como en las otras áreas, este examen dividió los desempeños de los alumnos en cuatro categorías de resultados: avanzado, satisfactorio, básico y por debajo del básico. Sumando todo el país, el 67,5% de los alumnos estuvo entre satisfactorio y avanzado y el 32,5% en básico y por debajo del básico. 
Las dos o más argentinas que conviven dentro de una aparecen cuando se desagregan los resultados. Si se lo hace por el por el nivel socioeconómico de las familias, se obtiene que en el estrato alto el 82,3% de los chicos tuvo buenos resultados, en el medio 68,1% y en el bajo apenas 52%,  poco más de la mitad. Algo similar sucede si se compara los resultados de los alumnos de escuelas públicas (61,5% de buenos resultados) contra privadas (83,7%).
Lo más preocupante y desafiante para el sistema educativo es que a igual nivel socioeconómico de las familias, los alumnos que van a las escuelas privadas obtienen mejores resultados. "Los resultados nos vuelven a mostrar la necesidad urgente de fortalecer la educación en contextos de pobreza, donde todavía muchos niños y niñas salen de la escuela con menos herramientas para la vida que sus pares de familias más favorecidas. Nos vuelven a revelar las desigualdades de origen que la escuela no está pudiendo revertir”, dice Furman en el informe.
También hay grandes diferencias cuando se comparan los resultados totales de las provincias. La Ciudad de Buenos Aires, La Pampa y Córdoba obtuvieron el mayor porcentaje de estudiantes en los mejores niveles de desempeño (79,3%; 76,9% y 75,7%; respectivamente). En el otro extremo se encuentran Chaco, Santiago del Estero y Catamarca (55,5%; 56,0%; y 57,7%; respectivamente).
Esta es la segunda vez que se mide el conocimiento científico de los chicos en una prueba nacional. La anterior había sido en 2000. En pruebas internacionales, como PISA o TIMSS, los resultados habían mostrado desempeños muchos más bajos. En el último estudio TERCE de la Unesco (2013), por ejemplo, casi el 80 % de los alumnos argentinos (en la primaria) no fue capaz de interpretar información variada para hacer comparaciones y extraer conclusiones, analizar actividades de investigación y utilizar conocimientos científicos en diversas situaciones. Datos similares se obtienen en PISA, aunque en la escuela secundaria.
Una reciente investigación, publicada por la misma Furman y otros expertos de la Universidad de San Andrés, había mostrado que en las escuelas públicas porteñas se dictan pocas horas de ciencia y con un bajo nivel de exigencia. El estudio encontró que hay apenas 1,75 horas de clase semanales en promedio frente a las 4 horas estipuladas. Además, el 81% de las actividades que se plantean en el aula promueven “capacidades de pensamiento de orden inferior” de los chicos. En pocas palabras, poco razonamiento y pensamiento científico y mucha memorización y conocimientos “enciclopedistas”.
El mismo estudio mostró un muy bajo desempeño de los alumnos en ciencias, con un rendimiento promedio de 3,78 sobre una escala de 10 puntos, por debajo de la nota de aprobación (4/10).

Por: Ricardo Braginski

Últimas Notas