Descubriendo la vocación

Miercoles 25 de Septiembre de 2019

Para elegir el futuro profesional, no alcanza con leer una guía de carreras y tampoco es suficiente realizar un test determinado. El camino necesario es una búsqueda interior y una investigación acerca de la realidad estudiantil y laboral.

Todo joven que finaliza la educación media enfrenta una decisión de vida que percibe como definitiva porque es ese el momento en el que se explicitan expectativas personales y familiares que se han ido gestando durante muchos años. ¿Qué hacer en adelante? ¿Qué rumbo imprimir a la propia vida? Precisamente, para acompañar a los jóvenes en esa difícil decisión, Cecilia M. Crouzel brinda su consejo experto en las páginas de su libro, Descubriendo tu vocación. No se trata de un texto en el que solo se exponen consejos sobre la mejor manera de encarar esta crucial elección de vida, sino que sus páginas constituyen una amable invitación a iniciar un diálogo, a emprender un camino acompañado por la autora que ha acumulado una vasta experiencia en la tarea de descubrir las características de la personalidad de los jóvenes, sus actitudes frente a la realidad de la vida, sus intereses y sus posibles afinidades. Lo interesante del planteo del libro es que no le basta con ser leído sino que requiere involucrarse en sus páginas porque ellas nos interrogan, nos impulsan a buscar respuestas en el interior de cada uno. Este original enfoque, apoyado en ideas de diversos autores hábilmente seleccionadas, orienta al lector a definir sus intereses y a decidir de manera más consciente y razonada el destino de su vida.
En general, las personas privilegiadas que tienen vocaciones claramente definidas son escasas. La mayoría de nosotros enfrenta un espectro de actividades que se nos aparecen como posibles, lo que genera la angustia que acompaña la decisión vocacional. Basado en la idea de que este proceso representa una etapa más del crecimiento personal, el libro acompaña a los jóvenes y a sus familias en la exploración de nuevos caminos. Es una aventura que es preciso encarar asumiendo la posibilidad del error, ya que siempre es mucho más valioso reiniciar la ruta siguiendo un interés genuino, que persistir en una senda que no es sentida como propia. Para actuar de este modo, es preciso estar convencido de que el conocimiento no es inútil, de que siempre ayuda a la construcción de la persona.
Los tiempos actuales son propicios para que los jóvenes puedan elegir hacer lo que realmente les interesa. Porque hoy, como nunca, resulta imposible predecir con qué actividad será posible ganarse mejor la vida. Precisamente el camino de descubrimiento que nos invita a recorrer el libro de Cecilia M. Crouzel tiene como finalidad el de ayudar al joven lector a develar sus intereses más profundos y genuinos. Se trata, como se señala en el título, de recorrer un “camino práctico para un proyecto de vida con sentido”.

Guillermo Jaim Etcheverry

Últimas Notas