Las enseñanzas del maestro alfarero de Josh Burton

Lunes 02 de Septiembre de 2019

El corto de poco muestra cómo un niño aprendiz de alfarero quiere dar vida a formas mágicas. El joven aprendiz intenta día tras día hasta lograr su objetivo ante la atenta guía de su maestro que lo alienta a seguir.

Intentarlo una y otra vez hasta que salga. Hasta que el camino del esfuerzo de sus frutos. Sobre este eje se teje la historia que cuenta El alfarero (The Potter), el corto animado creado en 2005 por el artista norteamericano Josh Burton.
El corto de poco más de siete minutos muestra cómo un niño aprendiz de alfarero quiere dar vida a formas mágicas hechas de arcilla como lo hace su maestro, una extraña criatura de mirada tierna. El maestro acepta enseñarle, pero primero lo invita a probar con algo más sencillo: confeccionar una simple vasija en el torno para moldear. El nene lo hace a regañadientes y en sus primeros intentos se frustra, mientras de reojo ve como el alfarero confecciona figuras lumiosas a sus espaldas. Pero el experto confía en él y lo acompaña silenciosamente en ese camino de aprendizaje, de prueba y error. Cada día el chico lleva sus “intentos” de vasija a un estante vacío. Se ven deformes, muy distintos al que tiene que copiar. Pero cada día da un pasito más. Una mañana, después de trabajar durante toda la noche, finalmente llega a la forma deseada y la coloca en la estantería, que ahora luce repleta de “proyectos de vasijas. “Me gustó eso porque el público ve no solo un estante de intentos, sino un estante lleno de ellos”, confió el realizador.
En el corto el maestro alfarero guía con sutileza al pequeño aprendiz. Le enseña los trucos del oficio e interviene solo cuando su alumno se muestra cabizbajo. Y lo alienta a seguir hasta que el aprendizaje se concreta.
“Al final, el brillo en los ojos del niño es la conclusión de este corto relato que da cuenta de la satisfacción que genera un aprendizaje y la importancia de un buen educador a lo largo de un proceso de formación que a pesar de estar lleno de altos y bajos, es absolutamente enriquecedor para ambas partes”, escribió la periodista Camila Lodoño para el portal chileno eligeeducar.cl

Hijo de maestros
La historia de Josh Burton también está vinculada a la enseñanza y al trabajo en arcilla.
Hijo de dos maestros y nacido en un pequeño suburbio de la ciudad de Oklahoma (Estados Unidos), Burton se declara como un amante de los buenos libros. el arte y la animación desde que era niño.
“He estado creando cosas desde que tengo memoria. Uno de mis primeros recuerdos como tal fue ganar un listón para una familia de canguros que había hecho de arcilla (tuve un deseo de ser zoólogo por un tiempo allí). En la escuela, seguí tomando clases de arte y garabateando todas mis notas en clase”, recuerda el artista en su sitio web.
En la secundaria y en la preparatoria tomó todas las clases de arte que pudo. De joven pasó un año en el Instituto de Arte de Washington, donde comenzó a trabajar independientemente como artista hasta su paso por el Savannah College of Art and Design, donde dice que tuvo “excelentes maestros” con los que aprendió los conceptos básicos de la narración animada. El alfarero fue su proyecto de tesis para egresar de ese instituto.

Una nueva arcilla
Decenas de foros y portales educativos proponen al multipremiado corto El alfarero como un recurso ideal para trabajar con los chicos y chicas en el aula acerca de las enseñanzas de los maestros, el lento camino del aprendizaje y la transmisión y encuentro de saberes.
En el libro Las palabras andantes, de Eduardo Galeano, hay un texto breve llamado “Ventana sobre la memoria”. Allí cuenta: “A orillas de otro mar, otro alfarero se retira en sus años tardíos. Se le nublan los ojos, las manos le tiemblan, ha llegado la hora del adiós. Entonces ocurre la ceremonia de la iniciación: el alfarero viejo ofrece al alfarero joven su pieza mejor. Así manda la tradición, entre los indios del noroeste de América: el artista que se va entrega su obra maestra al artista que se inicia. Y el alfarero joven no guarda esa vasija perfecta para contemplarla y admirarla, sino que la estrella contra el suelo, la rompe en mil pedacitos, recoje los pedacitos y los incorpora a su arcilla”.

https://www.lacapital.com.ar/educacion/las-ensenanzas-del-maestro-alfarero-josh-burton-n2522289.html

Últimas Notas